El Gobierno utiliza la crisis para "ajustar las cuentas" con los funcionarios de Justicia en materia de permisos


1/8/2012


Como se ha dicho reiteradamente nada tiene que ver la crisis económica con los recortes en algunos de los derechos de los funcionarios públicos, especialmente en lo relativo al recorte en días de asuntos propios y de vacaciones. De todos es sabido que, al menos en lo que respecta a los Cuerpos de Funcionarios de la Administración de Justicia, los días de asuntos propios y de vacaciones no se cubren por funcionarios interinos, y que las sustituciones sólo se pagan a partir de un elevado número de días, y además una miseria. 

Por ello resulta completamente injustificado, salvo que se quiera dar una supuesta imagen de "quitar privilegios" a los funcionarios públicos (tan aplaudidos por la derecha mediática), recortar dichos días de asuntos propios y vacaciones. 

A ello hay que añadir que de paso el Gobierno iguala los permisos de todos los funcionarios públicos, rompiendo con ello los resultados de la negociación colectiva llevada a cabo en las administraciones estatales, autonómicas y locales. No se puede olvidar que el mantenimiento de la singularidad de los 9 días de asuntos propios de los funcionarios de Justicia era consecuencia de la dura negociación, movilización y huelga desconvocada de madrugada que dio lugar al reconocimiento de nuestros derechos en la Ley Orgánica 19/2003, con el PP en el Gobierno. Con esta reforma el Gobierno rompe todo el marco de la negociación colectiva y el principio de buena fe que debe regir la misma, y nos viene a decir que la negociación colectiva no es el camino para defender nuestros derechos, con lo que sólo nos deja la vía de la constante confrontación.
Imprimir artículo